Los procesos curriculares  en preescolar se desarrollan mediante la ejecución de proyectos lúdico-pedagógicos y actividades que tengan en cuenta la integración de las dimensiones del desarrollo humano: corporal, cognitiva, afectiva, comunicativa, ética, estética, actitudinal y valorativa; los ritmos de aprendizaje; las necesidades de aquellos menores con limitaciones o con capacidades o talentos excepcionales. La evaluación en Preescolar debe  responder al desarrollo de las dimensiones y permitir establecer el avance de los estudiantes en el desarrollo de dichas dimensiones.

 

Las Comisiones de Evaluación y Promoción, se realizarán de acuerdo con los criterios establecidos por el Colegio y descritos en el SIE, pero como resultado de ellas los estudiantes, en lugar de ser remitidos a Actividades Pedagógicas Complementarias o de Nivelación, desarrollarán un trabajo integral que incluye las prácticas educativas, las remisiones a apoyos externos y las estrategias que surjan de estos últimos.

 

En el nivel de educación preescolar no se reprueban grados ni actividades. Los educandos avanzarán en el proceso educativo, según sus capacidades y aptitudes personales. Para tal efecto, el colegio tendrá  mecanismos de evaluación cualitativa cuyo resultado, se expresará en informes descriptivos que les permitan a los docentes y a los padres de familia, apreciar el avance en la formación integral del educando, las circunstancias que no favorecen el desarrollo de procesos y las acciones necesarias para superarlas.

                           

Parágrafo: PREESCOLAR MANEJARA LA EVALUACION DE TIPO INTEGRAL, EN DONDE LA COEVALUACION Y  LA AUTOEVALUACION,  HACEN PARTE DE UN PROCESO DE TRABAJO CON LAS DIMENSIONES DEL SER HUMANO, DESTACANDO EL SABER, EL SABER HACER Y EL SABER SER.