Los propósitos de la evaluación expuestos en el Decreto 1290 determinan que   la evaluación del aprendizaje de los estudiantes debe:

  • identificar las características personales, intereses, ritmos de desarrollo y estilos de aprendizaje para valorar sus avances;
  • proporcionar información básica para consolidar o reorientar los procesos educativos relacionados con el desarrollo integral del estudiante;
  • suministrar información que permita implementar estrategias pedagógicas para apoyar a los que presenten debilidades o desempeños superiores en su proceso formativo
  • aportar información para el ajuste e implementación del plan de mejoramiento institucional.
  • determinar la promoción de los estudiantes al siguiente grado o ciclo.

 

La institución  acorde con lo planteado en el decreto 1290, ha definido los siguientes criterios que orientan los procesos enseñanza – aprendizaje y  la evaluación:

 

Desde los  ámbitos de aprendizaje: lo COGNITIVO, lo PROCEDIMENTAL y lo ACTITUDINAL.

  1. LO COGNITIVO: Valora  el grado de apropiación y manejo conceptual en cada una de las disciplinas.
  2. LO PROCEDIMENTAL: Valora  la aplicación de los conceptos en diferentes contextos desarrollando las competencias básicas, disciplinares y laborales.
  3. LO ACTITUDINAL: Valora la motivación y el interés por el aprendizaje a través de las actitudes que se muestran a diario en el trabajo de aula.

 

Desde los sujetos que dan juicio de valor: HETEROEVALUACION, COEVALUACION Y AUTOEVALUACION.

  • LA HETEROEVALUACIÓN: la evaluación que hace un sujeto del desempeño de otro(s) de manera unilateral. En este caso, es el docente quien determina a través de los distintos procedimientos y prácticas evaluativas el nivel de desempeño alcanzado por cada uno de los educandos.

 

  • LA COEVALUACIÓN: comprende la evaluación mutua que hacen los integrantes de un grupo (estudiantes y docentes), para determinar los avances o dificultades del proceso enseñanza - aprendizaje y concertar así las actividades de afianzamiento o de mejoramiento. Esta instancia es importante durante el proceso evaluativo ya que contribuye a la participación, la deliberación, la argumentación y la resolución de conflictos y el establecimiento de acuerdos basados en la mediación y el consenso.

 

  • LA AUTOEVALUACIÓN: Comprende la evaluación que hace el propio estudiante para reconocer fortalezas, aspectos por mejorar y fijar futuras metas y compromisos que le permitan mejorar los aprendizajes, a través de un plan de mejoramiento para el siguiente período académico. La autoevaluación se considera una herramienta muy importante para el logro de la autonomía de los y las estudiantes; por tanto, será una práctica permanente en el aula y fuera de ella, que tiene como objetivo que el estudiante sea protagonista y artífice de su propio aprendizaje, que descubra cómo aprende y aprenda a formular sus propias estrategias para lograr los aprendizajes.