En la pedagogía de la convivencia se tendrán  en cuenta al menos los siguientes principios:

 

PRINCIPIOS REGULADORES DE CONVIVENCIA

  • Del cuidado propio: Soy una persona única e irrepetible, por ello partimos de valorar la diversidad y las individualidades; en éste caso es mi responsabilidad asumir estrategias de cuidado e higiene personal, que implican el portar correctamente el uniforme, el aseo de sí mismo, el no consumir sustancias psicoactivas, alcohol, cigarrillos u otros que afecten y/o ponen en grave riesgo mi bienestar y el de la comunidad educativa.
  • De Dignidad Humana: Concebimos a los estudiantes como un sujeto de derechos, donde el trato que se le da debe partir del mismo concepto de dignidad, que implica la tolerancia, el respeto a su vida, honra, integridad, expresión pensamiento, conciencia, y libre desarrollo de su personalidad entre otros; ser estudiante Alfredista implica partir de estos supuestos, valorarlos y ponerlos en práctica.
  • De respeto a la diferencia: Guiará nuestras acciones, la convicción que somos una comunidad de seres distintos buscando bienestar común. En tal sentido respetar la diversidad y propender por alcanzar un clima de tolerancia y armonía.
  • De protección de lo público: Nuestra institución educativa es oficial y por ello somos responsables del cuidado, protección y conservación de sus instalaciones y sus equipos, consideramos que son patrimonio colectivo y su uso corresponde no solamente a nosotros sino a generaciones futuras, en consecuencia conservaré, cuidaré y entregaré de manera oportuna los equipos e implementos que se me faciliten para cumplir mis responsabilidades académicas.
  • Del cuidado del entorno: Somos seres en el mundo, por ello, consideramos que la naturaleza es patrimonio común de todos; en este sentido, el uso de los bienes naturales debe hacerse con respeto y responsabilidad, teniendo en cuenta el bien común. Siendo el mundo habitación natural de la especie humana y el nicho ecológico de la vida, es deber de todos protegerlo y conservarlo con el fin de que la humanidad y los seres vivos, siempre tengan los recursos necesarios para sus subsistencia y progreso.
  • De la legalidad: La razón de ser de nuestra institución es buscar la realización integra de cada uno de sus miembros dentro de un marco de respeto por los derechos que le asisten como persona, consagrados en la Carta Universal de los Derechos Humanos y en la Constitución Política de Colombia.
  • De responsabilidad con el otro: Conscientes que somos seres sociales, buscamos que nuestras acciones no afecten la vida de los otros y que, por el contrario, contribuyan al equilibrio y a la paz.
  • De la justicia: Creemos importante fomentar la práctica de la equidad y la justicia, en el sentido de dar lo que nos corresponde y recibir lo que merecemos, evitando el favorecimiento y la deshonestidad.
  • De la razón antes que la fuerza: En toda la comunidad es normal la existencia del conflicto, pero no que sea resuelto por vías de hecho, ya sea violencia moral o física; privilegiamos el diálogo y la concertación en la resolución de conflictos y diferencias.

    SENTENCIA DE LA CORTE AL RESPECTO

Que  “La educación sólo es posible cuando se da la convivencia y si la disciplina afecta gravemente a ésta última, ha de prevalecer el interés general y se puede respetando el debido proceso, separar a la persona del establecimiento Educativo. Además, la permanencia de la persona el sistema educativo está condicionada por su concurso activo en la labor formativa; la falta de rendimiento intelectual también puede llegar a tener suficiente entidad como para que la persona sea retirada del establecimiento donde debía aprender y no lo logra por su propia causa”. (ST-316/94)

  • De defensa del bien común: A la hora de valorar las acciones individuales o colectivas que impliquen la toma de decisiones, prima el interés institucional y comunitario sobre el interés individual o de grupo, sin que signifique el desconocimiento de derechos particulares. En todo caso, se procederá conforme al principio de legalidad.
  • De libertad y autonomía: Nos asiste el deseo de que nuestras acciones conduzcan a la formación de personas libres, autónomas, con espíritu crítico, capaces de autorregularse y encontrar su propio horizonte. En este sentido, como estudiante Alfredista so responsable de mi proceso formativo, asumiré con responsabilidad los compromisos que se derivan de ello, permaneciendo en el Colegio, comprometiéndome con el trabajo y las labores académicas asignadas y asumiendo los compromisos académicos y convivenciales contraídos

 

SENTENCIA DE LA CORTE AL RESPECTO

¿Qué dice la Constitución sobre la educación, según las sentencias de las tutelas (T-) de la Corte Constitucional?

No se vulnera el derecho a la Educación por pérdida del año (T-092, 3 II-94)

No se vulnera derecho a la Educación por sanciones al mal rendimiento (T-569, T XII-94)

No se vulnera derecho a la Educación por normas de rendimiento y disciplina (T-316, 12-VII-94)

  • De comunicación: Esta es la base de la autoafirmación personal y grupal, me dirigiré a los otros cordial y respetuosamente, dentro de un marco de solidaridad, tolerancia y comprensión; los medios de comunicación del colegio se utilizarán de manera racional y con un sentido educativo  de responsabilidad social.
  • De participación: Es el punto de partida para la construcción de una sociedad democrática, justa y equitativa, por ello podré acceder a los diferentes estamentos de participación y decisión que se encuentran en el colegio, como el Consejo Estudiantil, Comité Mediador, Personero Escolar, Cabildante y Contralor Estudiantil; siempre y cuando reúna los requisitos y las exigencias que se solicitan según el caso.

 

La Ley general de Educación 115 de febrero 8 de 1994 y el Decreto reglamentario 1860 de agosto 3 de 1994, establecen que cada institución educativa del Estado, tendrá un gobierno escolar conformado por el Consejo Directivo, Consejo Académico y el Rector.

 

Anualmente la SED emite una Resolución con el cronograma y fija las directrices para la conformación de las instancias de participación y representación en el nivel institucional, local y distrital.

 

  • De comunidad familiar: La educación es un derecho que implica obligaciones especial y particularmente por parte de padres de familia; asumir el compromiso como padres de familia de proveer lo necesario, tanto material, como emocional y social para el mejor desempeño del estudiante al interior de la comunidad Alfredista, así como asistir a citaciones o reuniones de manera oportuna para ser enterado del desarrollo de la formación de sus hijos(as), cuando lo requiera el colegio de manera ordinario y/o extraordinaria.