1. Contribuir con la dirección para identificar los factores de riesgo que influyen en la vida de los estudiantes.
  2. Documentar y registrar en el sistema de información los casos institucionales.
  3. Actuar como enlace y apoyo en la remisión de casos.
  4. Formular planes individuales y grupales de intervención y seguir protocolos.
  5. Participar en la construcción, socialización e implementación del Manual de Convivencia.
  6. Involucrar a las familias en la ruta de atención integral para los casos de violencia escolar y vulneración de derechos.
  7. Participar en las comisiones de evaluación y promoción.
  8. Liderar las escuelas de padres en busca de fortalecer la dinámica del núcleo familiar.